El perverso origen de los Corn Flakes de Kellogg's

Me ha resultado curioso conocer el origen de los míticos cereales Corn Flakes de la factoría Kellogg's.

Cuántos de nosotros hemos empezado el día con este típico desayuno creado por el Dr. John Harvey Kellogg?

John Harvey Kellogg nació en Tyrone, Nova York en 1852 y después de acabar sus estudios en la escuela pública de Battle Creek estudió medicina y se licenció en la Escuela Médica de la Universidad de Nova York.

El Dr. Kellogg era un médico, fanático religioso, que vivía siguiendo los preceptos de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Estuvo casado con Ella Ervilla Eaton durante más de 40 años y no llegó a consumar nunca su matrimonio, según sus propios escritos, por una abstinencia libremente escogida conforme a sus principios. El matrimonio, que vivía en domicilios separados crió a más de 40 criaturas, adoptando legalmente a siete de ellos.

A finales del siglo XlX, el señor Kellogg's era el director del sanatorio de Battle Creek. Defensor de la dieta vegetariana y del ejercicio, ideó una serie de curas para lo que el consideraba las enfermedades del momento: el estreñimiento y la masturbación, haciendo particular énfasis en la nutrición, el ejercicio físico y el uso terapéutico de los enemas.

Kellogg consideraba que estas enfermedades estaban relacionadas y que se debían a la falta de fortaleza moral y a la falta de fibra en la dieta. El amigo recetaba baños de agua fría, operaciones quirúrgicas, y hasta rociar con ácido las partes blandas para limitar los impulsos sexuales o recomendar enhebrar un hilo de plata a través del prepucio para evitar cualquier tipo de erección.

Junto a su hermano William, director administrativo del sanatorio, se centraron en la investigación para la creación de un alimento que curase esta perniciosa debilidad humana.

Así que él, su esposa y su hermano, después de múltiples experimentos en la cocina del sanatorio encontraron la fórmula para producir unos cereales fácilmente digeribles.

El producto que buscaban surgió por casualidad cuando los hermanos dejaron en reposo una cantidad de maíz cocido y se dieron cuenta de que, pasado un rato, éste había modificado su aspecto. Decidieron pasarlo por unos rodillos y tostarlo, obteniendo así los lucrativos copos de maíz o o corn flakes

Y el resto es historia...

De todas maneras en su su obra "Tratamiento contra el auto-abuso y sus efectos" podéis encontrar más "chuladas" que le venían a la cabeza al señor Kellogg, y todo para no masturbarse.

En fin... os dejo a continuación un bonito anuncio televisivo de 1963 de estos cereales, que tienen "supuestamente" tan fantásticas propiedades ...

 

Deja un comentario