Jordi Pujol y el Neo-Bacitrin, una estrecha y soprendente relación

Me ha resultado curioso conocer la estrecha y sorprendente relación que hay entre Jordi Pujol y el Neo-Bacitrin.

Todos conocemos partes importantes de la biografía de Jordi Pujol i Soley.

Sabemos que fue Presidente de la Generalitat de Catalunya entre los años 1980 y 2003, también que fue el líder de Convergència Democràtica de Catalunya entre el 1974 y el 2003, conocemos su vinculación con Banca Catalana, sociedad fundada por su padre Florenci desde la prisión (encarcelado por evasión de impuestos a Suiza), de la que fue presidente, sabemos que durante su juventud estuvo en la cárcel por su lucha política antifranquista y también conocemos los turbios asuntos económicos tanto suyos, que le llevaron a reconocer tener "dinero ubicado en el extranjero" sin regularizar proveniente de un legado de su progenitor, como de su saga...

Pero hay otra vertiente suya que no es tan conocida... En Jordi Pujol i Soley es médico.

Cursó la carrera de medicina en la Universitat de Barcelona i de esta faceta surge la relación existente entre Jordi Pujol y el Neo-Bacitrin.

La historia es que, una vez acabada la carrera, el Honorable entró a trabajar como gerente en los Laboratorios Fides-Martín Cuatrecasas S.A., una farmacéutica de la que Florenci Pujol había comprado un buen paquete de acciones.

Hacia el año 1955 el joven emprendedor quería desarrollar la formula de una pomada para las irritaciones y, después de mucha insistencia porque parece ser que su padre no quería, consiguió que el perla de Florenci le prestase 50.000 pesetas con las que impulsó la investigación y comercialización de una de las primeras pomadas antibióticas de la historia, el Neo-Bacitrin.

Es justo reconocer que el chaval tenía vista. Esta pomada, una de las más exitosas de la historia farmacológica del estado, ha sido utilizada durante más de 60 años.

Por este hecho todas las personas con pequeñas quemaduras, irritaciones en la piel, piercings o tatuajes, de gran parte de la mitad del siglo XX, le "debemos" nuestro agradecimiento por un correcto cuidado y cicatrización de nuestras pieles.

Sorprendente, no???

Deja un comentario